SOBRE MI

Cuatro secuencias de su itinerario vital

01. De Tania Veiga (Barcelona, 1981) es apropiado comenzar diciendo que su biografía se ha movido, hasta ahora, entre dos siglos. De igual manera en su sensibilidad artística se dan cita la juventud y la incipiente madurez que dotan de frescura y vigor a su obra. Una obra en marcha.

02. Desde 2002 ha llevado a cabo una estrecha relación con el mundo de las artes plásticas y el diseño. Formada en la Escuela de Artes de Córdoba tanto en Fotografía Artística como en Gráfica Publicitaria, ha enriquecido sus conocimientos técnicos y prácticos mediante la realización de diversos cursos, y así cabe decir que siempre se ha mantenido en dinámica formación. En 2011 recibe formación en Marketing Online y Comercio Electrónico en la Universitat Oberta de Catalunya y en 2014 comienza las Enseñanzas Superiores en Diseño Gráfico, con el fin de adaptarse al mercado laboral.

Bien cabría concluir que Tania Veiga ha pretendido mantenerse al día, conforme a la evolución del conocimiento. Desde bien joven no ha cesado en regalar a sus seguidores los frutos, cada vez más sazonados, de su sensibilidad.

03. Fuera de los cauces académicos ha dejado patente su inquietud y su sello en trabajos relacionados con diseño de web y fotografía digital. Esta profesional ha comenzado a cosechar un cierto reconocimiento a su labor. A este respecto convendría mencionar, a título de ejemplo, el premio de fotografía del museo Julio Romero de Torres (2005), el premio en el II Certamen Sexjoven (2004) así como sus ilustraciones en el III Concurso de Cuentos de Córdoba (2004), etc.

En sus creaciones la artista pretende que el espectador se adueñe del alma de las cosas con su forma y su color, y sintonice con su mirada. En efecto, Tania Veiga aspira a que cada fotografía sugiera un poco de esa magia que irradian algunos objetos y situaciones de este variado mundo.

04. Quizás no esté de más añadir que esta joven artísta puede entender y hacerse entender en francés e inglés, así como obviamente en el idioma patrio (con ese suave y acariciante acento sureño). Además goza de libertad para emprender cualquier viaje.

¡Tiene, en definitiva, el mundo delante de sus ojos, y la avidez suficiente para captarlo e interpretarlo!

Joaquín Galán, 2015.

Anuncios